Certificado de Eficiencia Energética

Construye conmigo

Un análisis puede darte la información necesaria para evaluar de manera objetiva la repercusión en tu economía, de un inmueble eficiente y pone en valor el ahorro energético aumentando el valor de tu vivienda, y por supuesto tu compromiso social. También existen subvenciones para la rehabilitación energética de edificios completos.
Yo ofrezco este servicio completo, voy mido y analizo personalmente tu inmueble, lo certifico y después te lo registro en la Junta de Castilla y León, sin tener que preocuparte de nada más. Solamente necesito una visita al inmueble, minimizando al máximo las molestias, donde realizo la toma de datos completa in-situ (una hora aproximadamente). Además, junto al certificado incluyo una serie de mejoras factibles para incrementar la calificación energética, sin ser estas de obligado cumplimiento para el propietario ni para la persona que compra o alquila el inmueble.
Si durante el periodo de validez de tu certificación hicieses obra en el inmueble o algún cambio en la instalación que cambie o pudiese influir en la calificación, esta se puede actualizar sin coste de tasas en la Junta de Castilla y León.

¿Es el certificado energético un impuesto más?

Un ejemplo muy sencillo: ¿sabes cuánto consume tu coche? Puede que las compras o inversiones más importantes que hagamos a lo largo de nuestra vida sea la de una vivienda, y la de algún vehículo. Pues bien ¿en qué te fijas cuando decides adquirir un vehículo? precio, mecánica, estética y CONSUMO de combustible. Si sabes cuánto combustible consume tu vehículo y es un factor decisivo cuando tomas la decisión de adquirirlo ¿por qué no hacer lo mismo con tu vivienda o local?¿porqué no saber por anticipado cuanto combustible van a consumir las instalaciones de tu vivienda ? El consumo de energía supone un gasto importante en la economía doméstica cada mes. El propietario no está obligado a cumplir ninguna etiqueta mínima, Simplemente tiene la obligación de tener el certificado para mostrar a los posibles compradores y arrendatarios, y que estos sepan lo que están comprando.

¿Por qué?

Es una exigencia derivada de la Directiva Europea 2010/31/UE, que en España a través del RD 235/2013 del 5 de abril aprueba el procedimiento para la realización del Certificado energético de los edificios, viviendas, locales u oficinas, y que contiene información objetiva sobre las características energéticas, consumos, prestaciones y posibles mejoras de la eficiencia energética del inmueble en estudio. Además en caso de no realizarlo el propietario se expone a sanciones administrativas que oscilan entre los 1.000 y los 5.000 euros, pudiendo incluso declararse nulos los contratos de venta o alquiler realizados.